Caso Bárcenas: un caso de corrupción política en España

España, país de altos vuelos y conquistas históricas desde tiempo inmemorial, es hoy en buena parte del mundo la viva imagen que muestran sus políticos. La corrupción es el paradigma de la falta de credibilidad, de la pérdida de buena intención y ausencia de valores. Pues bien, en la actualidad, son muchos los casos de corruptela que salpican a los nombres más relevantes de la vida política y al propio sistema español.

Sin duda, uno de los más significativos ha sido el “Caso Bárcenas”. Luis Bárcenas ha ocupado diferentes y muy importantes puestos en el organigrama del Partido Popular desde 1990. Hasta 2009, fueron 19 años de labor en torno a los números del partido, ejerciendo como gerente y como tesorero. En aquel tiempo, desde su posición en la sombra, siempre fue un hombre bien valorado en el seno de las siglas populares y, en algún momento, hasta destacado internamente.

Así las cosas, llegó el año 2009, cuando Bárcenas abandonó el PP y se comenzaron a dar los diferentes pasos que han permitido destapar uno de los escándalos de corrupción más llamativos de los últimos años. Poco antes de dimitir de su puesto, ya se habían apreciado conexiones entre Bárcenas y la “Trama Gúrtel” (otro de tantos casos de corrupción política nacional). Transcurrieron dos años, en los que pareció incluso que al acusado se le desligaba del entramado mencionado anteriormente, cuando salió a la luz pública que Bárcenas llegó a tener hasta 22 millones de euros en un banco suizo.

Desde ese momento, el diario El Mundo comenzó a publicar diferentes informaciones que iban salpicando tanto a Bárcenas como a la cúpula del PP. En enero de 2012, El País publicó “Los papeles de Bárcenas”, donde se aportaban un mayor número de datos sobre los sobresueldos que se pagaban a los dirigentes del PP en sobres de dinero negro. En ese momento, Bárcenas niega que la letra manuscrita de los papeles publicados sea la suya. Al mismo tiempo, sus compañeros en el departamento de tesorería de la calle Génova también se lavan las manos.

Ya en febrero, la aparición de María Dolores de Cospedal entre los nombres de quienes habrían cobrado sobresueldos, lleva a la actual presidenta de Castilla-La Mancha a demandar de forma particular tanto al periódico como al extesorero. Pero, en el trasfondo de las informaciones, se advierte que la guerra abierta entre el partido y el acusado ya era un hecho.

A partir de ahí, Bárcenas declara ante el juez que llegó a tener en Suiza hasta 38 millones de euros por su “acierto en las finanzas”. Además, asegura que trabajó para los de Génova hasta 2013 e interpone una denuncia contra su expartido por despido improcedente.

Tras la declaración, el juez observa claros enlaces entre este caso y la Gúrtel, y ordena el bloqueo de las cuentas de Bárcenas en Suiza. El goteo de nombres y empresas involucradas en sobresueldos o pagos y donaciones respecto a Bárcenas cada vez va a más y Rajoy se ve obligado a comparecer en el Congreso. El presidente del Gobierno, implicado en el caso descrito, niega todo lo publicado, así como los presuntos mensajes telefónicos que se han filtrado a la prensa y en los que se observa su apoyo al exgerente. Se desmarca absolutamente de quien, otrora, era alguien reconocido y visible en el PP y asegura no tener nada que ver con las conductas sospechosas de Bárcenas.

Entre tanto, Hacienda emite un informe en el que alerta sobre la posible existencia de más cuentas millonarias del expopular en Estados Unidos, Bahamas y Uruguay. En junio de 2013, el juez ordena la entrada en prisión de Bárcenas. En su siguiente declaración ante el juez, el acusado, solo ante la justicia, levanta las alfombras que supuestamente tejió conjuntamente con los más importantes dirigentes del PP de los últimos veinte años. Tras desestimar la defensa sus propios abogados por discrepancias, el caso sigue viento en popa liderando la creciente corrupción política en España. Una tendencia tan lamentable como extendida en nuestro país actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *